Klara Gomboc en La Puerta del Puente.


El jueves 23 de mayo, a las ocho de la tarde, nos fuimos vestidos de limpio hasta la Puerta del Puente. A escuchar en silencio a la violinista Klara Gomboc, que cada día, en ese mismo sitio, acompaña con su música a todos aquellos que pasean por la ribera y el entorno del Puente Romano de Córdoba. No se pasa sin más por una ciudad. Y si es así, no vale. Como en los juegos, hay que dejar prenda. La ciudad que nos ofrece algo, pide algo también, es lo que ahí nos dice María Zambrano. Klara Gomboc paga su prenda a Córdoba cada día, con su música y su gran cuidado en los pequeños detalles.

Por eso nos pusimos de acuerdo con el Bar La Bicicleta y fuimos hasta allí con sillas, vino y fresas. Para sentarnos a escucharla, para decirle que nos gusta mucho lo que hace.

Pedro Peinado nos preparó un marcapáginas: un recuerdo para todos los que asistimos y una manera de recaudar la entrada, que entregamos a la violinista.
Velada de violín. Anverso Velada de violín. Reverso


Video grabado y montado por Efímera, Arte en libertad. 5 septiembre 2013.
https://www.facebook.com/efimera.arteenlibertad


La música y el público crearon un estado de ánimo: la gente que paseaba por la zona, dejó de hablar y guardó silencio; si tenían que pasar, evitaban cruzar delante; cuando la policía, que estaba haciendo su ruta, llegó a la Puerta del Puente, se bajaron de las motos y continuaron empujándolas en punto muerto, en silencio.

Irene y Pedro fueron los últimos en irse. [ver galería en Flickr] Irene y Pedro, los últimos en irse

La conversación.
Si quieres contarnos tu opinión o enviarnos fotografía o vídeo: luneados@gmail.com












 

Empezamos hace ya un tiempo, en el año 2009. La idea, la copiamos: Live in the living. Conciertos que se celebran en salones de casas. Simple y elegante como un teorema. Y le hemos añadido lo que hemos podido. Vivimos en Córdoba, la ciudad del aza(ha)r, así que cambiamos salones por las terrazas y las azoteas de los amigos. Y como hay que definir una cadencia, nuestra pequeña rutina, pues nos reunimos cuando haya luna llena. Tú ya sabes: La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas... Mucho después se nos ocurrió que queríamos hacer otras cosas. Así nació el Departamento de Cosas. Y aquí estamos, bienvenido.

Ésto es lo que han dicho de nosotros [click]

Contacto: luneados@gmail.com