amo Córdoba, odio Córdoba.

Exposición "Amo Córdoba, odio Córdoba", en La Sala de Bar Mundano. 29 abril 2012.
Amo Córdoba, odio Córdoba. La exposición
FOTO: JUAN PABLO LUCENA.

Se puede amar una ciudad sin haberla visitado nunca. Pero para odiarla, tienes que haber vivido en ella. Con esta pobre excusa y una máquina de escribir, el Departamento de Cosas de Luneados hizo su presentación oficial en La Sala del Bar Mundano, convertida en una salita de estar gracias a Juan Pablo Lucena.

Y en medio, pusimos una máquina de escribir con mucho papel preparado. Para escribir -y colgar por las paredes- por qué odiamos Córdoba, por qué amamos Córdoba. Solamente un aviso: en realidad, no estamos hablando de Córdoba, claro. Siempre que uno escribe, acabo escribiendo de uno mismo.


Escribiendo.



La inauguración. [Ver galería en Flickr.]
amo Córdoba, odio Córdoba



La exposición. [Ver galería en Flickr, fotografías de Juan Pablo Lucena.] Amo Córdoba, odio Córdoba. La exposición


El libro. [Ver galería en Flickr.]
Amo Córdoba, odio Córdoba. El libro


Algunas veces tenemos alegrías inesperadas, como cuando Javi Nervio visitó la exposición "amo Córdoba, odio Córdoba" que montamos en el bar Mundano para que la gente escribiera de ellos mismos, simulando que hablan de la ciudad. Empezamos a conversar sobre ruido, hablar bajito, calles estrechas donde se oye cantar a las monjas de mañana y al muecín al atardecer. Y nos dice: voy a componer dos canciones, una con lo que odio y otra con lo que amo de Córdoba.

Pues aquí está la primera. Para "amo Córdoba, odio Córdoba", Javi Nervio. El ruido de la ciudad. Gracias Javi, aún tenemos guardados en una carpeta los textos que se escribieron sobre Córdoba. Algo habrá que hacer.

 

Empezamos hace ya un tiempo, en el año 2009. La idea, la copiamos: Live in the living. Conciertos que se celebran en salones de casas. Simple y elegante como un teorema. Y le hemos añadido lo que hemos podido. Vivimos en Córdoba, la ciudad del aza(ha)r, así que cambiamos salones por las terrazas y las azoteas de los amigos. Y como hay que definir una cadencia, nuestra pequeña rutina, pues nos reunimos cuando haya luna llena. Tú ya sabes: La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas... Mucho después se nos ocurrió que queríamos hacer otras cosas. Así nació el Departamento de Cosas. Y aquí estamos, bienvenido.

Ésto es lo que han dicho de nosotros [click]

Contacto: luneados@gmail.com