En el principio fueron Los Notas



En el principio, nos copiamos. Gema y José María habían visto por ahí que los forasteros se reúnen en los salones de las casas y organizan conciertos. Así que dijeron: lo hacemos en Córdoba. Cambiamos los salones por las azoteas y las terrazas de los amigos y nos reunimos cuando haga luna llena. Por la estampa.

Como había que empezar por algún sitio, José María ofreció su terraza y le pidió al mítico Ramón Medina que reuniera a la banda, que había concierto. La convocatoria, por sms, reunió a los primeros cuarenta incautos, que solo conocían el día y la hora que había que presentarse.

El 10 de mayo de 2009, a las ocho de la tarde. Acababa de nacer Luneados.

La crónica, de Ramón Medina:
Trío con técnico surgido de las entrañas de Krash Sierra, grupo de música que pretende serlo, después de cinco años intentándolo. Veteranos instrumentistas de esta ciudad, que de vez en cuando salen del asilo para actuar en garitos o festivales de blues venidos a menos. Está formado por Manuel González en el guitarrón de jazz (que sólo usa para eventos "grandes" como este). También canta, y no lo hace mal, pero esta vez calló, luego otorgó. La otra guitarra la acarició Juan Caballero. Éste si que canta y por los codos. Sabe idiomas, y lo demostró cantando en francés, inglés e italiano. En chino no le dejamos por no abusar. El batería usó la mas mini de todas y golpeó con escobillas, porque las baquetas pesan demasiado para sus débiles muñecas. Parece que sí, pero no canta un pimiento.

El técnico para la ocasión fué Luis Miguel Godoy, teclista y carpintero de los Krash, que en esta ocasión decidió dejarse las "blancas y las negras" en el ensayo y cargar con dos micrófonos y dos cables que pesan menos. Ah! y poder beber tranquilo.

Su mérito (el del trío): Echarle mucha cara a la vida....musical, ensayando lo justo.

El caso es que luego salen las cosas bien...




 

Empezamos hace ya un tiempo, en el año 2009. La idea, la copiamos: Live in the living. Conciertos que se celebran en salones de casas. Simple y elegante como un teorema. Y le hemos añadido lo que hemos podido. Vivimos en Córdoba, la ciudad del aza(ha)r, así que cambiamos salones por las terrazas y las azoteas de los amigos. Y como hay que definir una cadencia, nuestra pequeña rutina, pues nos reunimos cuando haya luna llena. Tú ya sabes: La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas... Mucho después se nos ocurrió que queríamos hacer otras cosas. Así nació el Departamento de Cosas. Y aquí estamos, bienvenido.

Ésto es lo que han dicho de nosotros [click]

Contacto: luneados@gmail.com